9.11.05

lo odié

siempre me había gustado la combinación de la corbata negra con el traje negro. ese día era un protocolo usarla. salgo de mi casa y empiezo a caminar. es temprano, siete de la mañana con 24 minutos. sigo caminando. llego a la funeraria. entro y está la familia. me siento al lado de una tía.

recuerdo ocho días antes de que todo sucediera. me tocaba cuidar esa noche a mi tío. era noche de domingo a lunes. llego al hospital. entrego el pase y me dirijo al cuarto. ahí estaba mi primo y platicamos un poco. saludo a mi tío. en el suero le ponen alguna droga que lo hace dormir. yo voy de pants. una silla sería mi cama ese día.

tomo la silla, la acerco a la cama del hospital y me recargo. trato de dormir. las horas pasan. 12 de la noche, 1 de la mañana, 2 de la mañana... me quedo dormido. a las 3:40 am despierto, volteo y veo a mi tío, tiene los ojos abiertos. le pregunto si está bien, a lo que me contesta que le duele un poco la cabeza. por su expresión yo diría que le dolía mucho. voy a buscar al enfermero y le comento lo que sucede. revisa un historial médico y comenta que hace una hora se le dió su medicamento, que le toca hasta en la mañana. regreso al cuarto. empiezo a platicar con mi tío. me cuenta un poco de lo que es la vida, de cómo era nuestra vida en el DF, yo le cuento de los detalles de niños y las travesuras que hacíamos. poco a poco se vuelve a quedar dormido. para eso ya eran las 5 am. volteo hacia la ventana. veo la ciudad a oscuras. el sexto piso ayuda a tener una buena vista. una lágrima se me sale. la impotencia me hace llorar de rabia, de odio.

por un momento odié a dios.

una semana después mi tío falleció.

feliz miércoles

7 Comments:

Blogger Dra. Kleine said...

Mi querido Latas, quizá porque a veces no entendemos el sentido de pertenencia o quizá porque no sabemos a ciencia cierta qué es lo mejor que pueda pasarle a nuestros seres queridos cuando se encuentran en el hospital.
o odies a quien le dió al final de todo, una paz mejor a la que vivía. Más vale hasta cierto punto aprender a desprenderse y no a tenerle cuando ellos sufren.

Es aniversario de su muerte?
Hoy prendo una vela al llegar a casa, lo prometo.

9:21 a. m., noviembre 09, 2005  
Blogger Humano said...

No odies al creador, son las decisiones del destino.
Incluso nosotros nos preguntamos porque a la gente mala no se la lleva, seguimos esperando la respuesta, pero no por eso debemos odiar al mismo que nos dio la vida. El darnos la vida, tambien le da derecho de quitarla.

9:53 a. m., noviembre 09, 2005  
Blogger rossmar said...

yo le he preguntado muchas veces por que se va alguien querido, y la gente mala sigue aqui y sin conseguir su castigo, pero no he encontrado la respuesta, he entendido que todo, tiene un principio y un final, y que a pesar del dolor por su partida, seguramente ellos estan mejor ahora, que sufriendo en hospitales
besos.

2:15 p. m., noviembre 09, 2005  
Blogger ShAdOw said...

Siempre te leo aun cuando no plasmo un comentario, me gusta como escribes pues me haces vivirlo, al leer tu relato recordé ese sentimiento de frustación... más como siempre vence en mi el creer firmemente que todo tiene un plan en esta existencia llena de dudas, me hace pensar que cuando un ser querido se va es porque le espera algo mejor, la vida en sí es una prueba constante de sucesos tristes y alegres y no nos queda mas que vivirla y esperar lo mejor de ella.

Un fuerte abrazo.

3:31 p. m., noviembre 09, 2005  
Anonymous Principe Encantador said...

La clave está en como entender la muerte desde la optica divina

5:05 p. m., noviembre 09, 2005  
Blogger 20Th Century Boy said...

Los aneurismas pueden ser tan odiosos mi buen Demonio.

5:38 p. m., noviembre 09, 2005  
Blogger Unax said...

Qué decir? Pues que lastima que hayas perdido a un ser querido.
Dios? El nos quita la vida??
La verdad que quiza nunca hemos estado vivos, quizá sólo somos soñadores.

9:41 p. m., noviembre 10, 2005  

Publicar un comentario

<< Home